Presentación



Arriba, siempre arriba   

Lira Errante 1964, México


Arriba, siempre hacia arriba,

como la nieve en la cumbre,

como el águila en los cielos

como la estrella y la nube.

Arriba, siempre hacia arriba,

como el castaño, que nutre

con el fruto al buen vecino

y está hueco y no sucumbe.

Como el roble a contraviento,

como las alas y el numen;

ser como el tigre que asalta

y como el león que ruge.

Arriba, siempre hacia arriba,

como el mar que al peñón cubre;

ser vencedor aún vencido,

ser en el carbón la lumbre.

En Trafalgar como Nelson

o ser Gravina en resumen;

ser en torno de La Habana

el coronel Aranguren.

Drake, terror del Caribe,

hundiéndose con su buque;

ser en Canarias el Teide

que hasta las estrellas sube.

En  Cuba el Pico Turquino,

ser en Puerto Rico El Yunque;

en México el Orizaba

y el Cerro de Guadalupe.

Arriba, siempre hacia arriba,

como la Luna aún inmune:

como el Sol, rey del espacio,

como la estrella, que fulge.

Arriba, siempre hacia arriba,

como el Naranjo de Bulnes:

abajo pasan los osos

y arriba pasan las nubes.

             ***

Arriba, siempre hacia arriba,

donde Jesús sangra y sufre

colgado entre dos ladrones

a la romana costumbre.

Huya entre la sombra Judas.

Poncio Pilatos se asuste,

¡ser la centella y el rayo

para alumbrar las Tres Cruces!